Escuela de Impro

Desde la Escuela Argentina de Impro nos proponemos varios objetivos teatrales: representar historias improvisadas creadas en el momento (únicas e irrepetibles), transitar a la vez el múltiple rol de “actor, director y dramaturgo”, y desarrollar herramientas y recursos para el comediante.

La improvisación teatral es considerada una técnica escénica de larga data, encontrando sus raíces en la Comedia del Arte, para luego ser sistematizada como técnica a partir de la experimentación de importantes maestros como Viola Spolin, Keith Johnstone, Robert Gravel e Yvon Leduc, entre otros.

En esta técnica, el improvisador desempeña simultáneamente un triple rol: es actor, director y dramaturgo, y se basa en tres reglas esenciales, como son la aceptación (el “Sí”), la adaptación, la escucha activa.

La improvisación enriquece tanto la formación del actor, como también a personas de otros ámbitos sin experiencia teatral.

Como todo lenguaje, hay que incorporarlo y comprender sus reglas (Sí, en impro hay reglas…). Inclusive, es un lenguaje nuevo para actores con vasta experiencia; en este sentido la práctica de la técnica de impro se convertirá también en un gran entrenamiento para actores, ampliando su espectro de posibilidades.

Desde la Escuela Argentina de Impro nos proponemos varios objetivos teatrales: representar historias improvisadas creadas en el momento (únicas e irrepetibles), transitar a la vez el múltiple rol de “actor, director y dramaturgo”, y desarrollar herramientas y recursos para el comediante.

La improvisación teatral es considerada una técnica escénica de larga data, encontrando sus raíces en la Comedia del Arte, para luego ser sistematizada como técnica a partir de la experimentación de importantes maestros como Viola Spolin, Keith Johnstone, Robert Gravel e Yvon Leduc, entre otros.

En esta técnica, el improvisador desempeña simultáneamente un triple rol: es actor, director y dramaturgo, y se basa en tres reglas esenciales, como son la aceptación (el “Sí”), la adaptación, la escucha activa.

La improvisación enriquece tanto la formación del actor, como también a personas de otros ámbitos sin experiencia teatral.

Como todo lenguaje, hay que incorporarlo y comprender sus reglas (Sí, en impro hay reglas…). Inclusive, es un lenguaje nuevo para actores con vasta experiencia; en este sentido la práctica de la técnica de impro se convertirá también en un gran entrenamiento para actores, ampliando su espectro de posibilidades.

Eventos

Lo sentimos: no hay próximos eventos